“Melancholia” El mal del siglo

A fines del siglo XIX, en el momento inaugural del psicoanálisis, las consultas psiquiátricas estaban llenas de histerias, pero a fines del siglo XX y comienzos del XXI son poco frecuentes las histerias clásicas y la mayor demanda explícita quedebemos afrontar los trabajadores de salud mental es el de las depresiones y sus diferentes manifestaciones.

El término depresión es un concepto a veces muy vago que cubre realidades muy diferentes, podemos distinguir diferentes significaciones: Puede referirse a un síntoma, a un síndrome y también a una entidad nosológica que es la significación que vamos a tomar para leer el film.

Las crisis de melancolía y/o lo que la psiquiatría actual a definido con un subtipo de lo que se considera depresión mayor, se caracteriza por: la pérdida del placer en casi o todas las actividades, falta de reactividad a estímulos que de forma habitual resultarían placenteros, enlentecimiento, pérdida de los lazos sociales, culpabilidad excesiva.

Las crisis melancólicas son una tendencia en determinadas personas a entrar en estados donde les cuesta un enorme esfuerzo funcionar de forma aceptable o no lo consiguen. Este estado queda perfectamente reflejado en nuestro personaje protagonista de Melancolía. Justine expresa ese sentimiento como algo que le atrapa y le impide “andar” por la vida.

Melancholia, de Lars Von Trier, nos regala un excelente documento que nos permite acercarnos a este complejo mundo. Nada en este film es azaroso, toda imagen, cada escena tienen una lectura precisa. El cartel del film, es una imagen de Justine vestida de novia flotando en el lecho de un riachuelo, imagen que entronca directamente con un conocido lienzo de John Everett Millais que representa a Ofelia, personaje ficticio de la obra de teatro “Hamlet” de William Shakespeare, imagen que obsesiona a Lars Von Trier y que es un motivo recurrente en su filmografía y que aparece en la cinta.

06b-john-everett-millais-ophelia-blg[1]

La figura de Ofelia aparece como una mujer trastornada, enloquecida a causa de una serie de desgracias que hace que su mundo interno se desmorone desencadenándose unaserie de reacciones extrañas. Finalmente, todo ello, lleva a la muerte a Ofelia, relacionada directamente con el suicidio a causa de la tristeza y la locura.

imagesCAJUCDV8

La película se abre con un prólogo de dieciséis planos rodados a cámara lenta y nos avanza el desarrollo y fin de la historia con lo cual no hay duda, no hay sorpresa, el espectador sabe, no tiene dudas sobre cual va a ser el final.

Al igual que Justine, ella sabe, sabe el número exacto de alubias que se hallan en la botella y que los invitados habían llenado de forma aleatoria.

Tiene certeza sobre el inminente final, su verdad es total, mientras los demás dudan y se sienten llevar por el pánico.

La cinta esta dividida en dos partes: Justine y Claire, cada parte corresponde, al menos semánticamente, a una de las dos hermanas.

imagesCA6UIQLA

La primera parte, describe el enlace de la protagonista Justine, celebrado en la gran mansión de su cuñado.

Lo que en principio esperaría el espectador de una celebración de este estilo; una celebración cálida y alegre (pulsión de vida) se va convirtiendo poco a poco en una serie de despropósitos.

La madre de Justine, Gaby, se nos presenta como un personaje asocial, abiertamente hostil hacia la boda y a todo lo que signifique compartir sentimientos.

Ambas parecen compartir una misma forma de ser.

El padre, Déxter, tolera y acepta los cambios de humor de su hija, pero aparececomo un hombre  inconsistente y que a pesar que Justine le pide que se quede con ella, no lo hace y la abandona.

melancholia-lars-von-trier-2011[1]

Por otra parte el jefe de Justine, Jack, no para de exigirle un eslogan para una campaña de publicidad.

La pareja anfitriona Claire y su marido John, hacen todo lo posible para que Justine sea feliz, aunque John soporta mal sus cambios de humor y excentricidades.

A medida que transcurre la ceremonia, el carácter depresivo de Justine va a aflorar cada vez con mayor intensidad y acaba por subvertir todo tipo de convenciones sociales al mismo tiempo que se va sintiendo más atraída por la visión de una estrella que advierte en el cielo. El personaje se va desapegando progresivamente de la realidad que la rodea sin posibilidad de retorno. Al final Justine pierde el trabajo y es abandonada por el marido y por el padre.

La segunda parte esta narrada desde el punto de vista de Claire, la hermana de Justine.

Después de la experiencia traumática de la fallida boda, Justine queda prácticamente desconectada del mundo real, el deseo es inexistente e incluso el alimento le sabe a cenizas, para ella el mundo exterior está “muerto”. A este fenómeno se le ha llamado en psicoanálisis “Vivencia de fin del mundo”.En esta parte, Claire cuidará de su hermana. Claire es el contrapunto de su hermana, es un ser apegado a la realidad por su imperiosa necesidad de seguridad. Su mundo se verá sacudido cuando descubre que un planeta esta a punto de chocar contra la tierra. Claire también va a verse abandonada por su marido que se suicida al comprobar la eminencia de la catástrofe.

melancholia-ending[1]

El advenimiento de este Planeta llamado precisamente Melancholia, coincide con el acrecentamiento del estado mental melancólico de la protagonista, caracterizado por la “perdida de sentido de la vida”.

Justine es el único personaje que enfrenta la muerte, llevada por un deseo de perderse en un estado anterior a la consciencia e indiferenciado y por una necesidad imperiosa de escapar del vacío insoportable (Pulsión de Muerte). La colisión apocalíptica puede leerse como una proyección del estado mental de la propia Justine, cuya voluntad de apartarse del mundo es evidente.

Freud en “Un caso de paranoia descrito autobiográficamente (Schrebrer)” estudia esta “vivencia de fin de mundo”. El enfermo ha retirado de las personas que lo rodean y del mundo exterior la investidura libidinal que hasta entonces les había dirigido, con ello todo se ha vuelto indiferente y sin envolvimiento para él.

El fin del mundo es la proyección de esa catástrofe interior. Su mundo subjetivo es lo que se ha hundido desde que el ha retirado del mundo su amor, tal proceso se desarrollo en silencio. Lo que se advierte ruidosamente es la reconstrucción a través de la labor de su delirio como un proceso de curación. Lo cancelado adentro retorna desde afuera.

J.Lacan definirá la melancolía como un modo extremo de rechazo del deseo para no afrontar el riesgo que el deseo comporta.

El origen de este film, reside en la intención de Lars von Trier de plasmar varios aspectos sobre la depresión severa, enfermedad que sufría cuando ideó este film.

Es justamente esta circunstancia, lo que hace que este film, cargado de metáforas, sea un excelente documento que nos permite acercarnos a un mundo para muchos absolutamente desconocido e incomprendido.

La depresión se encuentra entre las cuatro primeras enfermedades, junto con el Cáncer, el SIDA y las enfermedades respiratorias, estando por encima de las enfermedades coronarias.

Un adecuado tratamiento psicoterapéutico, acompañado en algunos casos de tratamiento farmacológico va a permitir en un alto porcentaje, que el paciente pueda recuperar el deseo, entendiendo que el deseo es el mejor remedio para todo tipo de depresión.

“Una crisis de sentido es la condición necesaria para que algo nuevo aparezca.” Peter  Pal.

Deja un comentario