Personalidad

(Dibujo por cortesía del artista Estanislao Ferrer)

Desde hace una década, la personalidad y sus trastornos se ha ido convirtiendo en moda. Nos encontramos con multitud de artículos, post, bibliografías, teorías que circulan alegremente por la red y las redes y que cuentan con multitud de seguidores.

Escuchamos hablar de: personalidades tóxicas, inmaduras, narcisistas , evitadoras, esquizoides, histéricas y un gran suma y sigue.

Vamos recogiendo información sobre la cuestión pero parece que la cosa cada vez se nos escurre más de entre los dedos, no se deja agarrar y sus contornos se nos desdibujan.

Para poder seguir un camino, sin perdernos en exceso, quizás haga falta sentar unas bases, eso es, unos axiomas básicos que pueden ser discutibles pero sin los cuales no podemos avanzar.
Voy a tratar proponer cuestiones sencillas, orientadas más por el sentido común que por los grandes marcos conceptuales y teóricos existentes.

Vamos a por ello:

– Qué es la personalidad?
La personalidad es una manera de ser, de funcionar, de relacionarse con el mundo y con uno mismo. Se construye a partir de la interacción entre la disposición biológica y las experiencias aprendidas.
El temperamento es el material biológico en bruto desde el cual la personalidad empezará a formarse y el carácter es la influencia ambiental que incidirá sobre el primero. Así pues, la personalidad es de un material estable y construible. La personalidad se puede trabajar y por lo tanto sus rasgos sus bordes son susceptibles al cambio.
La personalidad es el modelado de un material noble muy reactivo al trabajo que en él se inscriba.

– Qué es una personalidad normal?
Teniendo en cuenta que por definición lo anormal es lo que se aparta de la norma, de lo frecuente, y que hoy dentro del marco que denominamos “patologías actuales” el centro esta ocupado por aquellas patologías asociadas al narcisismo, lo normal es la personalidad narcisista.

Ante lo cual en lugar de preguntarnos que es lo normal, quizás seria mejor preguntarse que es una personalidad deseable y a partir de ahí inferir su contrario.

Qué es una personalidad deseable?
Escucho mi vena romántica y hago mi particular y personal retorno a Freud, releo sus palabras: “La salud es la capacidad de amar y trabajar”.

Lo vuelvo a leer ahora y me parece un sueño en el que un día creí firmemente y que sin darme cuenta estaba dejando de recordar. “La Salud está en intima relación con la capacidad de amar y de trabajar”.

S. Freud nos dejó grandes verdades que hay que recordar para no repetir errores, nos habló mucho de la repetición como algo a trascender.

El amor y el trabajo presuponen valores, valores como: la lealtad, la responsabilidad, la honestidad, la tolerancia a la frustración, la capacidad de decidir y finalmente la nobleza.

Un sujeto con estos atributos seguro que sabrá lidiar con la vida aunque no sin alguna que otra cornada.

Isabel Cavallé Miranda

Deja un comentario